Empresas y ODS, cómo priorizar

por | Nov 5, 2018

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible son una hoja de ruta concebida de forma integral. No hay un ODS menos importante que otro para el éxito de la Agenda 2030. Sin embargo, hay que prevenir la inacción de las empresas y priorizar puede ser un modo de lograrlo.

La ONU insiste mucho en  la necesidad de abordar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de forma integral porque los ODS están relacionados y será imposible resolverlos si no se atiende esta naturaleza interconectada. Es obvio que no se pondrá fin a la pobreza (ODS 1) sin acabar antes con el hambre (ODS 2), por ejemplo.

Pero la Agenda 2030 es realmente ambiciosa. Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible plantean una tarea titánica y es fácil que muchas empresas desestimen analizar cómo contribuir a éstos, dada la magnitud del reto. Por tanto, es importante  evitar que las empresas ignoren los ODS. Nunca alcanzaremos los Objetivos si no logramos que el sector empresarial los apoye de forma consciente y activa.

Muchas empresas quieren participar de los ODS pero son mayoría las que hablan de su contribución a la Agenda 2030 como una consecuencia de sus modelos de gestión en Responsabilidad Social Corporativa o sus medidas asociadas a la sostenibilidad. Son muy pocas las que han diseñado una estrategia para ayudar a impulsar los Objetivos. Aunque suponga ir en contra de la postura de la ONU, para las empresas que no tienen una estrategia de RSC o sostenibilidad avanzada sugeriría acometer los ODS priorizando algunos objetivos sobre otros. 

Establecer una priorización en esta materia es muy aventurado pero podemos contemplar varios modos de hacerlo. Muchas organizaciones no han profundizado en cuáles son los retos de la sostenibilidad que más les afectan y qué oportunidades de creación de valor tiene más allá del ámbito económico tradicional. Sin embargo, esto no es óbice para tomar medidas que, al menos, nos  garanticen que no obstaculizamos el cumplimiento de la Agenda 2030.

En este sentido, hay dos ODS que apuntan directamente a las empresas. Estos son el 8 y el 12. El primero habla de promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos; y el segundo de garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles. Es mucho lo que queda fuera al trabajar sólo con estos ODS pero cualquier empresa puede encontrar en ellos un motivo para actuar.

Para las empresas que quieran ir más allá del ODS 8 y 12 propongo otros dos enfoques que les pueden servir para dar sus pasos en beneficio de la Agenda 2030.

El primero de ellos podría ser la perspectiva país, es decir, trabajar por contribuir a los ODS más relevantes para el país donde operamos. Por ejemplo, los ODS en los que España puntúa más bajo son el 9, 12, 13 y 14.

Finalmente, podemos optar por trabajar para el cumplimiento de algunas de las 20 metas que cumplen en 2020 (más abajo se puede ver cuáles son). Aunque la Agenda tiene su horizonte temporal fijado en 2030, once de sus objetivos contienen 20 metas que deberían lograrse en 2020 para no comprometer el cumplimiento del conjunto. Sin duda, impulsar algunas de estas metas en el marco de los Planes de RSC de los próximos dos años sería una buena acción.

Siempre es recomendable diseñar la contribución a los ODS de una forma estratégica pero es imprescindible prevenir la inacción de las empresas pensando la Agenda de todos los modos posibles. Con estas ideas esperamos contribuir a este último objetivo y acercarnos un poco más a su cumplimiento.

 

20 metas de los ODS que cumplen en 2020

2.5: Diversidad genética
3.6: Accidentes de tráfico
4.b: Becas disponibles
6.6: Ecosistemas relacionados con el agua
8.6: Jóvenes “ninis”
8.b: Estrategia mundial empleo juvenil
9.c: Acceso a tecnología e Internet
11.b: Ciudades y asentamientos humanos integrados
12.4: Gestión ecológica de productos químicos y deshechos
14.2: Ecosistemas marinos y costeros
14.4: Regulación pesquera
14.5: Conservación zona costera y marina
14.6: Subvenciones a la pesca
15.1: Ecosistemas terrestres y de agua dulce
15.2: Gestión sostenible de bosques
15.5: Especies amenazadas
15.8: Medidas especies exóticas e invasoras
15.9: Integración en estrategias de planificación nacional y local
17.11: Participación en exportaciones mundiales
17.18: Mejora de capacidades en países en desarrollo
Share This